martes, 24 de junio de 2008

Stephen Wiltshire - Savant

Stephen nació en Londres, en 1974. A los 3 años fue diagnosticado de autismo.

El autismo es un transtorno del desarrollo caracterizado (según el DSM-IV) por ausencia de interés en interacciones sociales, ausencia de comunicación de cualquier tipo (oral, gestual,...) y patrones conductuales e intereses estereotipados, restrictivos y repetitivos. En un alto porcentage de casos (un 80% de los casos), este transtorno se asocia a retraso mental.
El origen del autismo no se ha acabado de dilucidar y han habido múltiples teorías al respecto, desde madres que poco afectivas a vulnerabilidad genética, pasando por posibles infecciones que alteren el desarrollo cerebral durante la gestación.

Stephen se ceñía a este diagnóstico, de hecho no empezó a hablar hasta los 9 años, pero también se dieron cuenta que poseía una gran capacidad para el dibujo: era capaz de dibujar con todo lujo de detalles edificios que acababa de ver, e incluso hacerlo de memoria.
Algunos de los autistas, pese a presentar retraso mental, poseen facultades o "dones" para áreas artísticas como el dibujo o la música, así como el cálculo o la memoria. Estos sujetos recibían el nombre de Idiot savant.

En 1987 publicó su primer libro con dibujos realizados por él: Drawings. Al que han seguido otros como Cities (1989), Floating cities (1991) o American Dream (1993). De hecho en la actualidad sigue realizando exposiciones de su trabajo artístico e incluso ha sido nombrado miembro de la Orden del Imperio Británico en el 2006 en reconocimiento a su labor.

El caso de Stephen fue ampliamente divulgado en documentales y bibliografía sobre el tema de autistas "prodigiosos", además, el neurólogo Oliver Sacks le dedicó un capítulo en su libro Un antropólogo en Marte en el que detalla su historial y los viajes "artísticos" que realizaron juntos.

Con el paso de los años, Stephen mostró poseer otro "don", una capacidad para interpretar música prodigiosa, ya que es capaz de interpretar una pieza que ha oído una sóla vez e incluso realizar brillantes variaciones de ésta.

El autismo es un transtorno que no desaparece aunque con el tiempo, los autistas pueden mejorar sus capacidades comunicativas y sociales, e incluso llegar a tener cierto grado de autonomía. El mismo Sacks, en su libro, comenta que parece que Stephen, fue mejorando sus capacidades de comunicación, seguramente debido a la estimulación que fue recibiendo durante su infancia.

Estación de San Pancracio (2006). Imagen obtenida de: http://www.stephenwiltshire.co.uk/index.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada